DEFINICIÓN


Enfermedades Inmunológicas

Vacuna contra la alergia

Según el American Medical News, se ha descubierto recientemente que una mezcla de alergenos y ADN sintético producirían una vacuna capaz de producir anticuerpos IgA, que bloquearían reacciones adversas severas.

El ADN sintético estimula el sistema inmune y bloquea una porción de las moléculas que provocan alergias severas. Los actuales tratamientos antialérgicos, pueden provocar ciertas reacciones adversas, que se reducirían gracias al efecto de esta nueva vacuna. Además de su puesta a punto, aún resta adecuar su costo, que superaría el valor habitual de los tratamientos antialérgicos.

Vacuna contra la artritis reumatoidea

La vacuna involucra una manipulación química de los glóbulos blancos del propio paciente, para que se conviertan en las llamadas células dendríticas tolerogénicas, que se cree inhibirian la actividad del sistema inmune. Las artritis reumatoidea no puede ser curada, pero su tratamiento se revolucionó en la última década con la introducción de modernos medicamentos inhibidores del factor de necrosis tumoral.

Esta vacuna podría prevenir futuros ataques de la enfermedad, pero no regenerar o reparar los tejidos ya dañados por la misma.

Vacuna contra el asma

Dos vacunas en investigación, traen alguna esperanza con respecto al asma.

Una, relacionada con la alergia al pelaje de gatos, produjo una disminución del 50% en personas afectadas y está siendo desarrollada para actuar contra otras alergias. Esta vacuna peptídica provoca una desensibilización del sistema inmune con respecto a determinados alérgenos, quien genera una menor reacción. Otra, en estudio en la National University of Singapore, ha finalizado -durante 2004- sus testeos con animales. Esta vacuna usa determinados genes inmunes a los alérgenos causantes del asma.

Vacuna contra la esclerosis múltiple

Investigadores de la Universidad de Southern California's (USC) Keck School of Medicine están trabajando en una vacuna que bloquee los efectos degenerativos sobre el sistema nervioso que provoca la esclerosis múltiple.

Los pacientes reciben medicinas que suprimen el sistema inmunitario, al que se responsabiliza de los esporádicos ataques de la enfermedad, con episodios de remisión, en una de sus formas. Algunos de ellos no responden al tratamiento y al mismo tiempo se ven debilitados. Por ello, se intenta crear una vacuna que controle sólo al sector inmunitario que corresponde y permita la libre acción del resto: Las células T que atacan la mielina se han separado, inactivado e inyectado de nuevo a animales con encefalomielitis alérgica experimental (EAE). Este procedimiento resulta en la destrucción de las células del sistema inmunológico que estaban atacando la proteína básica de mielina.

En los seres humanos el producto fue bien tolerado y no tuvo efectos secundarios, pero los estudios fueron demasiado pequeños para ser eficaces. Los pacientes con formas progresivas de esclerosis múltiple no parecían beneficiarse, aunque los pacientes con recaídas-remisiones demostraron alguna mejoría neurológica y tuvieron menos recaídas y un número reducido de lesiones en un estudio. Lamentablemente, los beneficios no perduraron más allá de dos años. Ya en 2007, autoridades sanitarias de EE.UU. aprobaron los ensayos clínicos de "Tovaxin", una nueva vacuna desarrollada por los laboratorios PharmaFrontiers de Texas. Éstos tendrán una duración de un año y en él participarán 100 personas que recibirán la vacuna y otras 50 a las que se administrará un placebo.
"Tovaxin" se dirige a una de las variedades más comunes de EM denominada "de recaídas y remisiones" -en la que los pacientes experimentan episodios de agravamiento y mejoría de sus síntomas-, que afecta al 70% de los que sufren esta dolencia, la mayoría jóvenes que se encuentran en los primeros estadios de la
enfermedad. La novedad de este tratamiento es que utiliza las propias células del paciente para hacer que el organismo combata la enfermedad.

Vacuna contra la fiebre de heno

Una nueva vacuna contra la fiebre del heno que protege durante un tiempo prolongado a quienes sufren esa alergia, ha sido desarrollada por científicos estadounidenses.

Los pacientes que recibieron esa vacuna experimental, conocida como AIC, experimentan una reducción del 60% de síntomas típicos como moqueo, estornudos y ardor de ojos. Contiene una secuencia de ADN capaz de modificar las reacciones inmunológicas del metabolismo y aliviar los síntomas de la fiebre del heno. Se cree que disminuye las reacciones excesivas del sistema inmunológico a los alérgenos inhalados, estimulando a células protectoras que desactivan a las llamadas células Th2, involucradas en la respuesta inflamatoria del organismo.

El nuevo tratamiento ofrece una mejora sustancial frente a la inmunoterapia tradicional, que exige varios años de inyecciones semanales o cada dos semanas: la vacuna suprime las reacciones alérgicas agudas como los estornudos y ayuda al cuerpo a regular mejor la inflamación crónica que provoca escozor en los ojos y goteo de la nariz.

Vacuna contra el linfoma

La compañía Biomira Inc. anunció que su subsidiaria norteamericana ha iniciado la fase Ib para probar la inmunogenicidad y seguridad de su vacuna autóloga, para el tratamiento del linfoma a células B. Esta investigación se lleva a cabo en conjunto con el U.S. National Cancer Institute (NCI). La misma utiliza anticuerpos específicos purificados de los propios pacientes afectados por la enfermedad, basados en liposomas que contienen una potente arma inmunológica: la interleukina-2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada